lunes, 12 de junio de 2017

Papá... me pudro en cucarachas.

Último de la serie de los insectos. 


Hola papá. 

Te llamo a ti porque ya sabes como se pone mamá con las cosas asquerosas, ella es un poco más quisquillosa, mis hermanos tampoco son tan valientes que digamos y ahora que lo pienso bien... yo tampoco. 


Te llamo porque me pudro entre cucarachas, hay en el closet, en la almohada y debajo de la cama. Se me salen de los ojos, de entre mis dientes, por debajo de las uñas; me salen del glande y ponen huevos en mi escroto ¿Que pleonasmo no? 

Me pudro papá. No hay otra explicación, y me pudro en serio, me brinqué la etapa larvatica y me fui directo a las cucarachas. Los gusanos... esos se exterminan fácil, cortas el pedazo del que vienen y el resto sigue funcionando igual. Las cucarachas son distintas, no sabes donde anidan, simplemente salen.

Temo que mi cuerpo este infestado; más allá de eso temo que mi alma este infestada, presiento que es culpa del abandono, el abandono del que soy presa desde hace unos meses, hace tiempo que acá, adentro de las costillas, solo hay vacío, hace tiempo que esa parte de mi cuerpo fue abandonada y nadie se atrevió a limpiar de nuevo, deje que se llenara de telarañas en las partes superiores y en las partes bajas surgieron las cucarachas; ya no sé que hacer con ellas, y es que las venas que se encuentran en esa parte se enmohecieron pa', se oxidaron y aquí adentro traigo una pedacera de corazón echado a perder que ya no sé como arreglar. 

Culpo en gran medida a la falta de limpieza...  me justifico diciendo que no se limpia algo que no se ve... que no interesa. Piénsalo ¿Cada cuanto limpias detrás de la estufa? no muy seguido ¿Cierto? Esto se debe a que a nadie le interesa, a la gente le interesa ver tu jardín, tu sala, tu fachada, eso que se ve a simple vista y que mantienes "bien", pero como nadie se interesa por el pedazo de piso detrás de tu estufa... no lo limpias... lo abandonas... y bueno, ahí se anidan las cucarachas. Lo mismo me pasa con la parte de atrás del corazón. 

No sé que hacer. Fumigar ya no es opción porque las cucarachas se adueñaron del lugar; son tan inteligentes que sólo salen de noche, ya sabes, cuando uno está tan vulnerable que es capaz de dejar que otro venga a pisotearle el alma con tal de sentir que alguien más se interesa en ella. Ahí es donde las cucarachas salen por comida, a aparearse, a atormentarme.


No me mal entiendas papá, no estoy triste, es sólo que estoy abandonado, tengo mucho trabajo, tengo amigos, salgo de fiesta y de vez en cuando comparto cama con muchachos que me hacen cosquillitas en la espalda... ja... cosquillitas en la espalda. 
Pienso que tal vez fui un tonto al comunicar que me gusta que me hagan cosquillitas en la espalda. Debí ser totalmente sincero y pronunciar la oración completa 

"El sólo quiere que le hagan cosquillitas en la espalda... pero espera con ansias a aquel que ademas le haga cosquillitas en el alma". 

¿Cursi verdad? por eso no lo publiqué. 
Te acuerdas cuando me dijiste:

"A ver Waldo, las cosas son así. Toma este consejo que te va a servir siempre para continuar caminando: Cuando alguien quiere, se nota, cuando no quiere... se nota más. Un mensaje no contestado también es una respuesta, deja de estancarte pensando en que las cosas cambiarán y enfocate en limpiarte las lagrimas", pues bien papá, me limpie las lagrimas... pero olvide limpiarme el corazón.

Ya casi es media noche y debo colgar, la cucarachas saldrán pronto y no quisiera tener la luz prendida cuando eso pasé, no me gusta verlas, cuando no las veo puedo imaginar que son otra cosa (mariposas incluso) y que no estoy tan abandonado después de todo. Aunque la verdadera razón por la que apago la luz... es, que no me gustaría que un día... de tanto abandono... se me salga una rata del ombligo. 

4 comentarios:

Cynthia Calderon dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Cynthia Calderon dijo...

Me encanto!
Me senti tan identificada. <\3

Cynthia Calderon dijo...

Me encanto!
Me senti tan identificada. <\3

D. Tolosse dijo...

Increíble, hay una atmósfera de ese vacío que se siente, incluso si leyeras sin esforzarte demasiado.
Me encantó.